Traducción Jurídica

El servicio de traducción jurídica se caracteriza por el tipo de textos a los que da solución. Para poder resolver cuestiones lingüísticas y culturales sobre el derecho, la burocracia y en general, las formalidades propias del ámbito jurídico, es esencial conocer la ley, saber reconocer información fiable y ajustarse a los objetivos del texto.

Algunos textos comunes que requieren de traducción jurídica son:

  • Contratos laborales, de compraventa o arrendamiento, registros de propiedades, escrituras
  • Normativas, políticas de empresa, de prestación de servicios, de prestación de vehículos, de privacidad…
  • Poderes notariales y de representación…
  • Testamentos, documentos para adopciones y acogidas…

Traducción administrativa, académica y financiera

Algunas traducciones especializadas mantienen una relación cercana con la traducción jurídica puesto que comparten tecnicismos, terminología y estructuras. Veamos algunos ejemplos de textos:

Traducción administrativa
  • Certificados, apostillas…
  • Notificaciones, correos…
  • Notas de prensa, comunicados, actas…
  • Documentos de identificación, pasaportes…
  • Currículos, descripciones…
Traducción académica
  • Títulos y expedientes…
  • Boletines y actas de notas…
  • Normativas y políticas…
  • Comunicados y notas de prensa…
  • Abstracts y resúmenes…
Traducción financiera
  • Extractos, nóminas y facturas…
  • Balances, cuentas anuales, estados…
  • Seguros, ventas, previsiones…

No debemos confundir una traducción jurada con una jurídica. Mientras que la traducción jurídica es aquella encargada de textos de carácter jurídico y legal, la traducción jurada, aunque a menudo también trate estos textos, se encarga de textos de todo tipo. La traducción jurada es una labor reservada a los traductores jurados nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores de España y sirve para garantizar que una traducción actúe como documento oficial, copia fiel y exacta del original.

Por ejemplo, la traducción de un parte médico no sería una traducción jurídica puesto que no trata con el tema de la ley, pero, si fuera necesario presentarlo ante un organismo oficial, se necesitaría su traducción jurada, que iría firmada y sellada por un traductor jurado.

Entre mis servicios está el de traducción jurídica, que no va firmada ni sellada. Si necesitas traducción jurada puedes consultar el listado de traductores jurados nombrados por el Ministerio aquí.


Toda mi experiencia en Traducción Jurídica aquí

No te lo pienses más

A %d blogueros les gusta esto: